conferencia com'e la torino dei nostri desideri.

Reflexiones para un Turín estratosférico. Festival Utopian Hours.

© Aina Pérez, corresponsal del COAC a Torí

El fin de semana del 18 al 20 de octubre se celebró en Turín el festival Utopian Hours dedicado a la reflexión sobre las ciudades. Como explicaba Luca Ballarini, organizador del evento, esta edición del festival se ha centrado especialmente en imaginar y explicar la ciudad.

El festival, celebrado dentro del espacio de la antigua central eléctrica de la Nuvola Lavazza, ha contado con una gran variedad de conferencias, debates, workshops y exposiciones muy interesantes y con una actitud general muy optimista y propositiva. Personajes como Bibop Grest (hyperloop!), Iwan Baan, mature Vallo alcalde de Bratislava, Urban-Think Tank, Smith-Miller + Hawkinson Architects, Andrew Tuck de la revista Monocle, Charlie MacGregor creador de Student Hotel, Kevin Mathews, Patrick Gustavsson director del CopenHill, CISCO entre otros. Durante los tres días se ha hablado de temas tan diversos como la sostenibilidad y la tecnología aplicadas al urbanismo, la economía circular, la participación en la proyección a través del juego con la ayuda de Play the city, el transporte del futuro, el activismo como motor para repensar y reformar las ciudades con ejemplos como el Plan (B)ratislava o el Lonliness Lab, la innovación social para mejorar los servicios, la inclusión y el bienestar de los habitantes, el proyecto gráfico como herramienta de creación de la identidad de la ciudad o cómo transformar las ciudades a través de pequeñas operaciones de acupuntura o de conservación del patrimonio.

Durante el festival también se habló y reflexionar mucho sobre Turín, utilizando diferentes formatos y enfoques para hacerlo. El debate de carácter más institucional lo protagonizaron la alcaldesa de la ciudad, la Compagnia SanPaolo, la Fundaciò CRT, los Sistemas Urbanos de Ferrovie Stato, Edison, CISCO y Italtel. Se definió Turín como una ciudad que al momento se encuentra en una bifurcación y que debe decidir si continuar siendo sólo el centro de actividad del territorio que la rodea o quiere dar el paso para convertirse en un actor global y de futuro. Los diferentes participantes explicaron las actividades y proyectos de futuro que están realizando por la ciudad. Por su parte, la Compagnia SanPaolo se focalizó en el trabajo para conservar y mantener de forma activa el amplio patrimonio de la ciudad, y apostar por Turín como el lugar donde experimentar nuevas políticas sociales, donde fomentar el arte y la cultura, y potenciar la investigación y la sanidad, con el fin de mejorar el territorio, pero también como fuente de conocimiento exportable internacionalmente. La Fundación CRT expuso su proyecto más importante, la reconversión del espacio de la OGR, antigua oficina de grandes reparaciones ferroviarias, en un centro moderno para la cultura, el arte y la innovación tecnológica, que actualmente cuenta ya con una gran demanda internacional. Para el representante de los Ferrocarriles del Estado, Turín debe seguir siendo la ciudad referencia italiana del pensamiento y los cambios. Según de Vito, Turín debe continuar construyendo su futuro utilizando y recuperando las viejas infraestructuras tal y como ha empezado a hacer, y citó ejemplos como el gran proyecto urbanístico de la Spina, que atraviesa toda la ciudad donde una vez pasaban las vías del tren en superficie, o las ya mencionadas OGR. Edison se centró en un análisis muy concreta sobre la poca eficiencia energética del centro histórico de Turín, presentando diferentes escenarios de mejora, y los efectos positivos que estos supondrían para la ciudad a nivel de ahorro energético y económico, además de un aumento del empleo. CISCO y Italtel explicaron el Torino CityLab que está realizando diferentes proyectos en fase experimental, con el objetivo de convertir Turín en una Smart City y exportar los conocimientos adquiridos en otras ciudades.

Por último, la alcaldesa de Turín expresó su deseo de conseguir que la ciudad se convierta nuevamente protagonista, tal y como ha sido en otros momentos del pasado, y presentó al público el programa Torino 2.030 basado en la capacidad de innovación de la ciudad y en mejorar su resiliencia. Otro de los temas que tocó, fue cómo mejorar la relación y comunicación entre Turín y Milán, empezando por el transporte integrado y mirando hacia el futuro con la posibilidad de construir hyperloop medio que consentiría conectar las dos ciudades en sólo 7 minutos.

 

El segundo formato para analizar Turín que utilizó el festival fue el Urban Explorer. Se trata de un experimento divertido e informal en el que se invitan tres urbanistas que no han visitado nunca la ciudad, porque el exploren a pie y expongan lo que les ha sugerido. Este año contaron con el holandés Jorick Beijer, el francés Renaud Charles y la canadiense Michelle Senayah. Beijer hizo una propuesta para convertir la ciudad en una "sticky city" mejorando e implementando nuevas zonas universitarias distribuidas por toda Turín. Charles, autor de Enlarge your Paris, propuso extender la ciudad más allá de sus límites burocráticos, creando un sistema formado por los numerosos espacios verdes de Turín y los parques de las ciudades limítrofes. Por último, Senayah basó su presentación en dos partes, la primera y muy importante, buscar formas para concienciar a los habitantes de la ciudad sobre el respeto por el espacio y el mobiliario público. La segunda estaba inspirada en los "dehors" turineses, pequeñas terrazas de las dimensiones de un aparcamiento, colocados delante de los locales. Senayah propuso realizar otros espacios de estas dimensiones reducidas, con verde, bancos y juegos para los niños, aumentando así el espacio público de los barrios con pocos parques.

 

La tercera discusión sobre Turín se basó en tres charlas con tres habitantes muy implicados en la vida de la ciudad, donde manifestaban sus ideas para mejorarla.

La primera en hacerlo fue la directora del Circolo del Design, que reivindicó la necesidad de paridad y propuso la ciudad como uno de los agentes para conseguirlo. Su planteamiento miraba mucho hacia el ejemplo finlandés, que conoce muy bien, donde las guarderías están abiertas 24 horas al día y los espacios públicos y equipamientos están bien adaptados para que las familias y los niños los puedan vivir y disfrutar plenamente desde bebés. Su sueño es que Turín sea una ciudad más amable con las familias, que apoye a los padres y permita a los niños participar en la vida de la ciudad desde pequeños.

El fundador del Club to Club, festival de referencia en el sector musical italiano, quiso mirar hacia el pasado, más concretamente en los años 90, cuando la ciudad después de una gran crisis industrial era un lugar de gran fermento cultural y artístico, según él una verdadera utopía. En ese momento, las zonas industriales abandonadas fueron ocupadas por artistas e iniciativas de tipo cultural muy interesantes. Por lo tanto, propuso que olvidar lo que se ha hecho y vivido en Turín, y continuar caminando en esta dirección creando y creyendo siempre en nuevas utopías.

Por último, Souad Maddahi, activista por la integración de la comunidad musulmana en el tejido de la ciudad, y defensora del papel de la mujer como la clave para lograrlo, presentó diferentes iniciativas que se están realizando en Turín para alcanzar esta inclusión. Su deseo por Turín es que un arquitecto turinés construya la primera mezquita de la ciudad.

 

Finalmente, hay que destacar la exposición que imaginaba el futuro de Turín a través de una recopilación de visiones utópicas de la ciudad, un conjunto de imágenes realizadas por diferentes estudios de arquitectura turineses, así como 5 proyectos de placemaking con poco presupuesto y un cierto grado de desobediencia civil para potenciar 5 zonas diferentes de la ciudad, sin olvidar la retrospectiva sobre el gran Paolo Soleri.

 

Sólo quiero añadir que estoy convencida de que Turín goza de buenas bases para convertirse en estratosférica y una ciudad europea de referencia tal como sueñan sus habitantes. https://torinostratosferica.it/

Aina Pérez i Verge, arquitecta. Corresponsal del COAC a Torí, Itàlia. Novembre 2019

Versió per a imprimirPDF version

Tornar